EL DESPERTAR DE UNA PERA

GAZZETTA DEL APOCALIPSIS

pearwoman

Artículo escrito por LIBRE PENSADORA

Hoy me ha sucedido algo horrible.

Me han dicho que soy una pera.

Sí, sí, como lo oyes. Soy una pobre pera.

Resulta que a las mujeres se nos clasifica en función de la forma de nuestro cuerpo y de sus proporciones. Si tienes hombros anchos y caderas estrechas, eres una manzana. Si tienes, en cambio, poco pecho y caderas anchas eres una pera. Si estás delgada y eres una mujer con pocas curvas, entonces eres… ¡un plátano! Y si tienes pecho y caderas de tamaño mediano y una cintura muy marcada, ¡enhorabuena! Eres un reloj de arena.

p1Bien, pues resulta que tras decenas de milenios de evolución humana, aquí una servidora no es más que una vulgar pera. Y para colmo de males… ¡ser una pera es malo! ¡Muy malo! Lo ideal es ser un reloj de arena. Por tanto, debo…

Ver la entrada original 1.311 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s