#4 – La soltera del grupo

Hoy en día, parece más que superada aquella idea de que el destino inevitable de la mujer es convertirse en buena esposa, madre y ama de casa, y de que su única misión en la vida ha de ser atender abnegadamente a su familia. En una sociedad en la que en todas partes se habla de “igualdad” (aunque muchas veces se trate más de un mero formalismo que de una verdadera vocación feminista), cualquiera diría que la mujer está liberada y que ya no tiene aquella presión social por encontrar marido que tenían las mujeres de antaño. Pero, ¿realmente podemos estar tan segurxs de esto?

Cuando, en un grupo de amigos varones, uno está soltero y no manifiesta expresamente su deseo de encontrar novia, casi todos entienden que sencillamente no quiere tener una, o que tal vez esa no sea una de sus prioridades. Es más, hasta le envidian, porque quizá si está soltero es porque no se ha metido en una relación que él realmente no deseaba.  Pero, ¿qué pasa cuando la que no tiene novio es ella? ¿Qué pasa con “la solterona” que hay en todos los grupos de amigas y en todas las familias? A ellas todo el mundo las trata con compasión, piensan que si no tienen pareja es porque han tenido “mala suerte”, y sus amigas, hermanas y sobrinas tratan de animarlas, como si tuvieran una enfermedad o fueran víctimas de una gran desgracia: venga, tía, no te preocupes, ya encontrarás a alguien… y el resto de personas, directamente, piensan que la soltera en cuestión lo es por ser fea y/o inaguantable. En efecto, la sociedad no entiende que una mujer pueda vivir de forma plena si no encuentra al amor de su vida.

princess

Todo esto se debe al terrible lavado de cerebro al que nos someten desde que somos pequeñas. Mientras los dibujos animados orientados al público infantil masculino tratan sobre historias cargadas de acción y aventura, la única acción y aventura que experimentan las princesas que ven las niñas es encontrar a su príncipe azul (para lo cual necesariamente tienen que ser bellas y delicadas). El enorme aparato propagandístico del amor romántico, que se encarna en forma de vomitivas comedias románticas, series de televisión y sagas literarias, golpea fuerte en nuestra conciencia desde nuestra más tierna juventud; por eso las chicas se sienten terriblemente desgraciadas cuando les toca ser “la soltera del grupo” (aunque tengan 13 años y debieran estar preocupándose por jugar, descubrir, imaginar, aprender…). Qué desgraciadas ellas, incapaces de encontrar a su príncipe azul y ser felices para siempre…

candados

Muchos dirán: el amor existe desde siempre, desde la época de Calisto y Melibea… Sí, pero en el final de La Celestina resulta que Calisto sólo quería tema. El problema es que el idea de “amor” que comparte la mayoría de la población es completamente irreal. Sí, enseguida calificamos a una persona que no busca una relación seria como “inmaduro”, pero ¿no es más inmaduro buscar una relación basada en una clase de amor que es irreal?

Y vivir en semejante estado de alucinación colectiva trae consecuencias bastante dañinas. Si no encontramos pareja, sentimos frustración y pensamos que es nuestra culpa: no somos lo suficiente atractivas, delgadas, femeninas, agradables… Cuando por fin encontramos al “amor de nuestra vida” nos llevamos una gran decepción, porque resulta que él no es un príncipe, sino un ser humano con zurraspas en los calzoncillos y nosotras no somos princesas, sino también seres humanos, y por eso unos días parecemos Heidi y otros el Increíble Hulk. Y cuando la relación termina, o bien pensamos que es nuestra culpa y que no hemos sido lo suficiente buenas novias; o bien directamente pensamos que él es un sapo (curiosa forma de simplificar la complejidad del ser humano: el hombre o es un príncipe o es un sapo).

vomito corazones

¿Y qué pasa con las mujeres que consiguen escapar de esa estúpida fantasía? Las reacciones de la sociedad son muy variadas: sienten lástima por ellas, o bien piensan que son inmaduras, cuando no que son unas descarriadas, locas, perdidas… En definitiva, fracasadas. Porque cuando vas a contracorriente, el sistema capitalista tratará de convencerte de que eres una fracasada, para que vuelvas a “encajar” en su espiral consumista y así un día decidas engordar sus bolsillos organizando una aparatosa boda, realizando un ostentoso viaje para dos o celebrando San Valentín. Quieren mantenerte enamorada del amor porque si no su negocio se derrumbaría. Porque si, en lugar del amor te enamorases de la libertad, la verdad, la justicia; si en vez de proyectar tu energía en buscar algo que no existe, la proyectases en conocer tus infinitas posibilidades y cambiar el mundo que te rodea… serías un verdadero peligro para ellos.

The spirit of flight, de Josephine Wall

The spirit of flight, de Josephine Wall

El amor de verdad existe y es una de las fuerzas más poderosas del Universo, pero no tiene nada absolutamente nada que ver con el amor de usar y tirar que nos venden en la publicidad y las películas pastelosas. El amor de verdad es sencillo, sincero, no trata de poseer y controlar sino de comprender, escuchar, compartir… Está muy bien encontrar una pareja con la que poder vivir esta experiencia, pero no necesariamente tienes que tener pareja para saber lo que es amar de verdad.

También puedes vivirlo siendo la soltera del grupo.

 snoopy

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “#4 – La soltera del grupo

  1. Me gusto mucho!!!!!!!!!!!! cuanta razon con lo de las peliculas de cuando eramos niñas. Las nuestras puras princesas y las de ellos accion y aventura. Muy identificada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s